Cláusula Suelo

¿Qué es la cláusula suelo y qué supone para el hipotecado?

Es una cláusula que el banco puede incluir en el préstamo hipotecario,  a la firma  y que establece el tipo de interés mínimo que el cliente abonará  aunque el Euríbor, índice de referencia establecido en la mayoría de los préstamos hipotecarios, sea muy inferior. En resumidas cuentas, la cláusula suelo convierte un préstamo a interés variable en un préstamo a interés fijo.

 

¿Son legales?

La cláusula suelo  en sí es legal siempre y cuando  nuestro banco nos informe antes de firmar nuestra escritura sobre su existencia y las consecuencias jurídicas y económicas a las que nos obligaremos si aceptamos dicha cláusula. Asimismo, tanto el notario como el registrador de la propiedad deben leer detenidamente los acuerdos del contrato delante del cliente para verificar las condiciones del mismo y si somos plenamente conocedores de las cláusulas que estamos firmando.

¿Cómo puede saber si su hipoteca incluye una cláusula suelo?

El contrato de crédito hipotecario —que no debe confundirse con la escritura de compra-venta de vivienda— suele reflejar la presencia de esta cláusula en alguno de los siguientes apartados:

  • Cargas, especialmente si se trata de una hipoteca de subrogación.
  • Estipulaciones / Otorgamientos.
  • Cláusulas financieras. En un gran número de escrituras aparece en la llamada «cláusula financiera tercera bis»en el punto en que se establece el tipo de interés variable. Aunque cada hipoteca está redactada de una manera diferente, en la escritura podrás ver algo parecido a lo que resaltamos en la imagen siguiente:
CSUELO1

En este caso, nos encontramos con una cláusula suelo del 3,50% y una cláusula techo del 14%.

También puede aparecer redactada de la siguiente forma:

CSUELO2
clausula-suelo

¿Cómo hago la reclamación?

El primer paso  es acudir a la oficina bancaria para presentar una reclamación formal, por escrito. Lo normal es presentarla ante el servicio de atención al cliente; a partir de ese momento, el banco tiene un plazo de dos meses para contestarnos. En esta reclamación hay que solicitar  tanto la eliminación de la cláusula suelo, como la devolución de todo lo cobrado por esta cláusula. La práctica habitual de las entidades bancarias es escudarse en su falta de competencia para estas cuestiones, que, según ellos, deben ser necesariamente resueltas  por la vía judicial, lo que es rotundamente falso, puesto que las entidades financieras disponen de total libertad para acordar con sus clientes modificaciones  relativas a las cláusulas financieras contenidas en los contratos  de préstamos hipotecarios tales como las cláusula suelo.

Antes de acudir a los tribunales, hay un paso intermedio que es optativo: presentar una reclamación ante el Banco de España, también cumplimentando un formulario. El regulador tiene entonces que emitir una resolución para decir si la entidad incurrió en una falta de información o no, pero en ningún momento puede declarar nula la cláusula ni obligar a devolver la cantidad pagada indebidamente.

El último paso es acudir a la vía judicial, donde reclamaremos tanto la declaración judicial de  nulidad de la cláusula suelo como la devolución de las cantidades indebidamente abonadas por dicha cláusula. Los tribunales están dando la razón a los afectados de forma mayoritaria en cuanto a la eliminación de la cláusula.

El 21 de diciembre de 2016 se ha dado a conocer el fallo del TJUE en el asunto sobre la retroactividad de los efectos restitutorios sobre la declaración de nulidad de las cláusulas suelo. Las entidades bancarias estarán obligadas a devolver todas las cantidades indebidamente cobradas por este concepto desde el momento en que se activó la cláusula suelo y no desde mayo de 2013, tal y como había establecido el Tribunal Supremo.

Mª Luisa Giménez Vevia

Abogados

Especialistas en Cláusula Suelo